Los juegos de azar y habilidad, como todo lo demás en esta vida, van por modas. Pero hay un juego que llegó, plantó su bandera y nunca se fue: hablamos de la historia del póker

A pesar de que la historia del póker, aunque incierta, se sitúa en el siglo XIX, no fue hasta la frontera entre el siglo XX y el XXI que el juego de naipes se convirtió en el fenómeno que es ahora. A día de hoy sigue sin haber un consenso acerca de qué civilización tiene el mérito de este juego. Algunas corrientes sitúan el nacimiento del póker en el Imperio Chino, y otras en el Persa. Lo que está claro es que este juego, en sus formas primigenias, se lleva jugando desde, al menos, mediados del siglo XV.

El nombre del póker viene del francés poqué. Los marineros franceses que recalaban en Nueva Orleans pusieron de moda el juego en los puertos del Misisipi, y los locales se encargaron de extenderlo por el continente.

historia del póker

Historia del póker: de juego de culto a estrategia de marketing

El póker pasó más o menos desapercibido por la primera mitad del siglo XX. Sin embargo, en los años 70, la modalidad Texas Hold’em se convirtió en un juego de culto. A estas alturas el póker todavía era un juego algo elitista, ya que las grandes cantidades de dinero que se apostan tan sólo permitían el acceso de clases altas a las partidas.

A lo largo de la década de 1970, y conforme crecía la popularidad del juego, se establecieron los primeros mega campeonatos, que recibieron el nombre de World Series. Los casinos de Las Vegas, que patrocinan y organizan estos torneos, invirtieron una cantidad nada despreciable de recursos en publicidad. En los 80, el póker había doblado su popularidad. Pero el primer volantazo real lo vimos en la década siguiente: durante los noventa se empezaron a televisar los torneos.

¿El secreto del éxito? El poker no es sólo divertido de jugar; es divertido de ver

Las cadenas de televisión se dieron cuenta de que el póker era una fuente de entretenimiento no sólo como actividad a practicar, sino a observar. Se empezaron a televisar torneos enteros, y las audiencias respondieron. Para finales del siglo XX, miles de personas seguían por televisión los torneos de la World Series, y otras tantas se desplazaban a Las Vegas para ver las partidas en directo.

Fue en los primeros años del nuevo milenio cuando la popularidad del juego explotó. Y el mérito fue de Internet. Con el surgimiento de las primeras casas de apuestas online, llegaron también las partidas de póker online. El número de jugadores se disparó, y el póker se convirtió en el fenómeno social que conocemos hoy en día. Con el tiempo ha tenido que ser regulado por las autoridades, ya que ha convertido en una industria que mueve cientos de miles de dólares al día, y conlleva los mismos riesgos para la salud pública que cualquier juego de apuestas (por eso la alternativa just-for-fun es perfecta para disfrutar de lo mejor del juego sin la peligrosidad que conlleva apostar dinero).

Este pico de popularidad ha venido acompañado de la industria del cine. La  historia del póker no puede contarse sin Hollywood. La primera aparición del juego en una película de Hollywood la vimos en 1965 en The Cincinnati Kid. Steve McQueen interpreta a un jugador neófito que intenta probarse a sí mismo al enfrentarse a uno de los pesos pesados en una partida de alto riesgo. A día de hoy, el número de películas (no sólo de Hollywood sino de todo el mundo) que tienen el poker como hilo conductor es incontable.

Una opción ideal para tus eventos y fiestas

No hay ninguna señal de que el juego vaya a desaparecer ningún día de estos. El póker es una opción perfecta para acompañar tu evento: no sólo será divertido para los jugadores, sino que la mesa se convertirá en el centro de la fiesta. Consulta con nosotros el tipo de evento que quieres celebrar, y nuestros crupieres te asesorarán con la modalidad perfecta.