Llevamos nuestro casino para eventos hasta Almería para organizar un auténtico casino de época en pleno corazón del Desierto de Tabernas (¡el único de toda Europa!).

Entre las cárvacas del paisaje y la arena grisácea del desierto de Tabernas se levantan los auténticos escenarios de las míticas películas del viejo oeste americanas de los años 60 y 70 con las que hemos crecido. Clint Eastwood, Brigitte Bardot, Anthony Quinn, Claudia Cardinale, Alain Delon… Numerosas estrellas del celuloide han desfilado por los enigmáticos paisajes que ofrece la zona.

Todavía hoy se ruedan algunas películas en ese poblado casi real de fachadas de madera desgastada. Pero la actividad principal que se realiza en ese oasis para cinéfilos es muy diferente ahora, aunque igual de interesante. Reconvertido en parque temático, el Mini Hollywood del desierto de Tabernas es un homenaje en sí mismo a lo que fue décadas atrás y, afortunadamente, puede seguir disfrutándose.

Entre sus actividades hay espectáculos en vivo, una reserva zoológica, museos temáticos ¡y hasta una piscina! Nos hizo mucha ilusión colaborar con ellos una vez más y llevar nuestro casino para eventos hasta el saloon que se encuentra en el centro del poblado.

Allí desplegamos nuestras mesas,  con todo nuestro equipo listo (Ruletas, Black-Jack…) y con nuestras mejores galas, armamos un verdadero casino western donde no faltó el atrezzo y la ropa de época. Para generar una atmósfera tan divertida como auténtica, los propios trabajadores y trabajadoras del parque temático se disfrazaron para representar esas escenas típicas que tenemos grabadas a fuego en nuestro subconsciente llenas de bailarinas de cabaret con cancán y plumas, peleas entre tipos duros sobre las mesas de juego, apuestas, jaleo y, por supuesto, un tiroteo con pistoleros bien caracterizados que consiguieron dar una sorpresa a todo el público asistente.

Este tipo de experiencias son las que nos hace valorar de verdad nuestro trabajo. Cada vez que llevamos nuestro casino a sitios tan pintorescos no podemos evitar contagiarnos de ese espíritu animado y distendido que nos hace volcarnos al cien por cien con la experiencia y que, como en este caso, nos hacen sentir que realmente estamos en el lejano oeste. Estamos convencidos de que solo con ese nivel de implicación conseguimos que nuestros clientes disfruten al máximo y queden altamente satisfechos.